Descubrimientos de Arq13

ARQUEOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA EN EL TORREÓN DE LUPIÓN (JAÉN)

Estamos llevando a cabo la intervención arqueológica de apoyo a la restauración del torreón de Lupión en Jaén. La actuación se está desarrollándose en varias fases, la primera de ellas ha consistido en la limpieza y excavación arqueológica de las distintas estancias en la primera planta de la torre medieval, donde se ha documentado un vaciado de la base maciza para crear un espacio donde ubicar los engranajes y mecanismos de un reloj que debió estar en esta torre hasta mediados del siglo XX. La segunda fase de la actividad está consistiendo en el levantamiento gráfico y la lectura paramental de las estructuras medievales, tanto al exterior como al interior, para conocer las diferentes reformas llevadas a cabo desde su fundación en el siglo XIV.

DSC_0036 Pozo_mira (2) DSC_0068

NUEVA NECRÓPOLIS ISLÁMICA DOCUMENTADA EN EL CERRO SOTELO DE ARJONA (JAÉN)

Impresionante la nueva necrópolis islámica que hemos documentado con tumbas de fosa simple y cubiertas de tejas en el Cerro Sotelo de Arjona (Jaén). Se han localizado más de 24 tumbas y materiales cerámicos muy interesantes y que rara vez suelen aparecer en estos contextos funerario, aportándonos nuevas interpretaciones sobre los ritos funerarios del periodo islámico.

necropolis

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS EN LA ANTIGUA OBULCO (PORCUNA, JAÉN)

 

La antigua Obulco nos sigue sorprendiendo. La reciente intervención arqueológica que hemos realizado junto a la antigua ciudad Ibero-romana de Obulco (Porcuna, Jaén) ha conseguido documentar unas interesantes estructuras de gran envergadura con varias fases constructivas que irían desde la primera mitad del siglo I a.n.e. hasta siglo I d.n.e. Lo más relevante de las distintas estructuras son los pavimentos de grandes losas de piedra. En un primer estudio de los materiales, nos revela que la funcionalidad de los distintos espacios no están asociados a un uso doméstico. Tendremos que esperar a realizar un análisis más profundo para poder definir con exactitud la funcionalidad de las distintas estructuras…

porcuna

APARECE UNA ESCENA NAVAL DE FINALES DE LA EDAD MEDIA EN EL CASTILLO DE JIMENA (JAÉN)

 

Durante las obras de rehabilitación del Castillo de Jimena en Jaén (Sierra Mágina), se ha documentado un fresco que representa una interesante escena naval fechada a finales de la Edad Media. A continuación presentamos un fragmento del estudio histórico realizado:

 

Descripción formal

La escena se representa en la pared Este de la planta baja de la Torre del Homenaje y se realiza con la técnica del fresco. La técnica del fresco consiste en una pintura realizada sobre una superficie cubierta con una delgada y suave capa de yeso, en la cual se va aplicando cal apagada y cuando la última capa está todavía húmeda, se trabaja (se pinta o se esgrafía) sobre ella, de ahí su nombre. Este fresco es polícromo, predominando en él los colores rojo y negro, e incluso ambos mezclados. Hay que decir que se encuentra en muy malas condiciones de conservación, faltándole fragmentos que serán irrecuperables, y que dificultan su interpretación.

 

 

Figura 1: Situación del fresco en la Torre

 

Es de destacar las claras características medievales de la pintura. En primer lugar hay que decir que no tiene proporcionalidad, de ahí la desmesurada diferencia de tamaños que vemos entre el barco y el puerto por ejemplo. En segundo lugar tampoco encontramos perspectiva (algo que para la época en la que se realiza, es algo que se desarrolla en los grandes centros artísticos, pero que en esta zona aún no se ha gestado). La gama de colores es básica, así sólo encontramos el negro, y el rojo como color primario; sin mezclas de ningún tipo ni degradados que consiguen distintas tonalidades. Y por último, el esquematismo presente en todo el dibujo. La escena se organiza en torno a dos polos principales: el barco y el puerto.

 

 

Figura 2: fotogrametría de la escena naval

 

El barco es un gran navío que encontramos en la parte derecha y en un primer plano, como protagonista de toda la escena. El barco está situado de lado (viendo nosotros la parte de estribor) y se caracteriza por la horizontalidad: tiene tres plantas y 15 cañones divididos entre las tres plantas (típicos de los galeones españoles del siglo XV-XVI), 3 mástiles el del centro más alto (palo mayor), todos ellos con banderas y velas en colores anaranjados y rojizos. En la popa hay una estructura poligonal de pequeño tamaño a modo de podio con una cristalera que puede ser un farol. El barco está en clara posición defensiva, por tanto está parado en puerto como se puede apreciar por el hecho de que las velas no estén desplegadas.

 

Justo encima del farol hay una gran bandera roja con una cruz negra que está deteriorada, pero se ve claramente que se corresponde con la Cruz de Jerusalén.

 

 

Figura 3: Detalle de la bandera del galeón

 

 

Como podemos ver es una cruz grande central con cuatro cruces griegas, una entre cada brazo de la mayor. Un total de cinco cruces. Se representa “de oro“, amarillo heráldico, sobre fondo “de plata“, blanco o gris heráldico, aunque es frecuente emplear otros esmaltes. Por eso en esta escena lo vemos en colores rojo y negro que son los únicos empleados en todo el dibujo. La Cruz de Jerusalén surgió como escudo de armas del reino de Jerusalén cuando la primera cruzada capturó a Jerusalén y eligió a Godofredo de Bouillon, duque de Lower-Lorraine, como rey de Jerusalén.

 

El puerto es una bahía y en él tenemos varias escenas a destacar. La primera de ellas es la más importante y es la gran torre del Homenaje, es una torre cuadrada de grandes dimensiones construida de piedra con un color rojizo (que podemos ver por los restos que aún conserva). A su lado izquierdo encontramos unas construcciones que parecen casas y un sistema defensivo (muralla), aunque esta parte de la escena está muy deteriorada. A su lado derecho tenemos una estructura circular que tiene una polea en su parte superior y, más a la derecha, tenemos una puerta realizada de piedra roja también y con una campana en la parte superior. En la puerta tenemos una figura humana, que por el sombrero y el arma parece un soldado.

 

Figura 4: Detalle del soldado

 

La segunda escena del puerto y que también nos aporta mucha información es la muralla que encontramos más abajo de la Torre del Homenaje. Siguiendo el camino del puerto (con forma de bahía) tenemos otra figura humana con otra figura a su lado, que por las dimensiones parece un caballo. Y justo después está la muralla, ésta tiene una torre a la que se le une una torre albarrana que se sitúa a pie de mar. Ambas torres y la muralla parecen están realizados en el mismo material que el resto de construcciones, es decir, de piedras de color rojo. El puerto es claramente defensivo, con todas sus estructuras preparadas para tal fin y con la presencia de soldados.

 

 

 

 

          Interpretación e hipótesis:

          La escena pensamos que es una representación de finales del siglo XV o principios del XVI. Encontramos en ella un galeón español característico de los siglos XV-XVI, además la cruz de Jerusalén representativa del cristianismo, con lo cual concuerda con la época en la que Castilla defiende sus costas de las incursiones musulmanas y de piratas turcos. Por otra parte, el soldado tiene un arcabuz en sus manos, un arma que surge en el siglo XV y se utiliza de ahí en adelante hasta el siglo XVIII.

 

 

Figura 5: Fotografía de la escena naval

 

 

 

El porqué de la situación de una escena naval en un Castillo en plena Sierra Mágina tiene su explicación en la propia historia de éste. En el año 1434 el rey Juan II la entregó a la Orden de Calatrava, que constituyó la encomienda de Torres, Canena, Jimena y el heredamiento de Recena. Fue entregada a la Orden de Calatrava a cambio de dar un cierto número de soldados para defender las costas del mediterráneo en poder de Castilla. La escena puede estar representada en la Torre del Homenaje para ensalzar la posición de los Calatravos como soldados que ayudan a la Corona de Castilla a favor del cristianismo o, también, para recordar el porqué les fue dadas esas posesiones, entre las que se incluye el Castillo de Jimena.

 

En cuanto al puerto, como hipótesis podemos apuntar que podría tratarse del puerto de Almería, dado que el puerto de Almería es el más cercano para aquellos soldados calatravos que, desde sus posesiones en Sierra Mágina, prestaban sus servicios a Castilla.

 

Las características que nos llevan directamente a esta hipótesis son, en primer lugar, que el puerto de Almería es una bahía, y en este fresco también lo es. En segundo lugar, que tras las campañas cristianas de 1488 y 1489, el territorio almeriense pasó a la soberanía castellana. A lo largo de esta época, a parte del peligro musulmán,  la bahía de Almería sufrió constantes ataques de piratas turcos, lo que repercutió negativamente en el tráfico marítimo dada la inseguridad en la navegación por estas costas, ello motivó el levantamiento de torres de vigilancia (como la torre albarrana que comentábamos anteriormente) además de la necesidad de tener soldados y barcos preparados para cualquier ataque.

 

NOTA: agradecemos la colaboración prestada para realizar este estudio a Maria Roldán

 

SOMBRA EN LA NECRÓPOLIS DE HIGUERA DE CALATAVA (JAÉN)

Nuestro compañero Alberto, ha realizado estas fotos de sobras durante la excavación arqueológica en la que se han documentado una docena de tumbas de época tardorromana.

 

PRIMEROS SÍMBOLOS CRISTIANOS DOCUMENTADOS EN LA CIUDAD DE JAÉN. INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA CALLE BOBADILLA BAJA, Nº 3 DE JAÉN

El solar se encuentra situado dentro del casco histórico de la ciudad de Jaén, en el barrio de la Magdalena y junto a la emblemática parroquia del mismo nombre. Ubicado al inicio de la Calle Bobadilla Baja, donde se aprecian una serie de calles muy escarpadas que ascienden hacia el propio cerro de Santa Catalina, o mejor dicho formando parte del propio monte, al que el caserío se ha ido adaptando durante siglos. Esta intervención arqueológica que ha sido llevada a cabo por la empresa ARQ13 Estudio de Arqueología S.L., en el marco de actuaciones del Plan-Urban del  Excmo. Ayuntamiento de Jaén.

DESCRIPCIÓN DE LAS FASES DETECTADAS EN EL SOLAR

ETAPA TARDORROMANA

Se trata de la fase más significativa documentada en la intervención, ya que el lugar se encuentra ocupado por dos áreas de actividad muy distintas:

-Una dedicada al almacenaje, la cual se localiza en un escalón o pequeña meseta artificial realizada en la escarpada topografía del cerro, y sobre la cual se han documentado 10 silos subterráneos excavados en la base geológica. Esta zona queda delimitada en la parte suroeste por un canal también excavado, realizado para drenar y evacuar la humedad del área o evitar posibles inundaciones de los silos destinados sin duda al almacenamiento de alimentos.

-Por otro lado, nos encontramos con un área de enterramiento, de la que sólo se han documentado dos tumbas, una de ellas muy arrasada. Son estructuras excavadas en roca y delimitadas por un zócalo de ladrillo. Su cubierta parece ser un túmulo de argamasa blanquecina. Su orientación y posición de los cadáveres presenta un rito ya cristiano. Este aspecto unido a la aparición de una lucerna decorada con un crismón en uno de los silos, nos atestigua que nos encontramos ante las primeras comunidades cristianas de la ciudad de Jaén en el siglo V-VI. Es lógico pensar que dos áreas funcionales tan diferentes, no pueden estar en un mismo espacio, aunque éstas sean de gran importancia para la comunidad. El lugar dedicado al enterramiento es un lugar sagrado, donde los ritos y las creencias tienen su máxima expresión. Opuestamente, el lugar de almacenamiento es la lucha por la vida, por la supervivencia.

Dada la extensión que ocupa la zona y la gran concentración de estructuras de almacenaje, nos hace suponer que no se corresponde con un fenómeno privado o particular, ya que en esta fase la ciudad de Jaén, así como en otras, es un momento de crisis, por lo que nos inclinamos en pensar que se trata de una zona comunitaria.

En la zona de enterramiento, por ahora es difícil hablar de necrópolis propiamente dicha, ya que solamente se han documentado dos tumbas pese a que se ha excavado prácticamente la totalidad del solar. Como conocemos, en esta fase se han localizado diversas zonas de enterramientos dispersos por distintas zonas de la ciudad. No sabemos si esto responde a una crisis en la articulación urbana, tal y como se viene apuntando, o si por lo contrario estamos ante un fenómeno hasta ahora no demostrado de nueva percepción urbana.

 

ETAPA MEDIEVAL ISLÁMICA 

El área que había estado destinada al almacenaje, ahora se corresponde con un área dedicada al hábitat, lugar donde se encontraría un huerto o jardín y donde se han localizado diversas fosas vertedero, algunas de ellas reaprovechando estructuras de la fase anterior. Dentro de esta etapa, la fase más significativa, la encontramos entre los siglos X-XI. El material documentado nos indica que en estos siglos la ocupación de la zona será muy intensa. Nos encontramos muy cerca de lo que sería el centro neurálgico de la medina islámica, donde como hemos podido documentar localizaríamos amplios espacios dedicados a huertos o jardines.

ETAPA MEDIEVAL CRISTIANA

Una vez realizada la conquista de Jaén por los castellanos, se ocupa la zona, reaprovechan la vivienda tardo-islámica y sus habitantes realizan pequeñas modificaciones y reformas en ella.  Por lo demás, no hay cambios profundos, ni momento de abandono.

ETAPA MODERNA

En esta etapa documentamos que la fisonomía del solar cambia profundamente. Se construye una vivienda aprovechando la parte baja del terreno y con menos pendiente, de ella se ha podido documentar un sótano con pasillo de acceso abovedado, realizada con una bóveda de cañón de ladrillo. Parece ser que esta vivienda podría corresponderse en parte con la del personaje Don Francisco de Bobadilla llamado el Corregidor de Jaén y Córdoba, de la que hablan las fuentes y que posteriormente daría nombre a la calle. Ésta estaría compuesta por una casa y un gran huerto, que con el tiempo se ha ido segregando, y algunos de los cuales han pervivido hasta mediados del siglo XX.

ÉPOCA CONTEMPORÁNEA 

Por último la fase contemporánea, se corresponde con una vivienda que, en parte, reproduce el espacio ocupado por la vivienda de época moderna, incluso conserva el huerto, añadiéndole elementos como una pequeña piscina, cobertizos y un refugio antiaéreo, ya descrito anteriormente.

 

Como conclusiones podemos decir que de época romana no se conocen exactamente los límites precisos de la ciudad, aunque debería ser de pequeñas dimensiones. Su límite en la parte occidental estaría junto al Hospital de San Juan de Dios, área de posible localización de unas termas del siglo I y un acueducto que recogería el agua de la Fuente de la Magdalena para llevarlas a las huertas (Pérez, Alcázar. 1993). Por lo tanto, y según todos los indicios podríamos encontrarnos dentro de la ciudad romana, aunque con toda probabilidad muy cerca de la muralla y por tanto próximos a su límite.  El área documentada en el solar y dedicada al almacenaje nos indica que nos encontramos ante un lugar que debería estar protegido, teniendo en cuenta que las estructuras documentadas pertenecen ya a una época muy tardía, siglos V-VI, momento de recesión urbano, o como se viene denominando “crisis municipal”. Las ciudades habían sufrido un fuerte proceso de ruralización y su  población dependía casi exclusivamente de la producción agraria. Durante estos dos siglos se produjeron varias rachas de sequías y plagas, en el 641 se cumplían siete años de sequía prolongada que trajo consigo una plaga de peste bubónica, en el 584 una plaga de langosta que se repitió durante los años siguientes (Argente del Castillo,1982). 

El proceso de crisis también se observa en el material encontrado, que a excepción de una lucerna con decoración, el resto de cerámica correspondiente a este momento, es cerámica muy tosca y poco variada, sin apenas decoración, a mano o torneta. Se trata fundamentalmente de ollas para la colocación en el fuego, y no se detecta apenas vajilla de mesa.

Con la ocupación islámica de la ciudad, este espacio quedaría incluido dentro de la madina, muy cerca de una de las mezquitas más importantes, la actual iglesia de la Magdalena y de manantial de la Fuente de la Magdalena. No obstante, nos encontramos en una zona escarpada que no forma parte de la terraza donde se concentrarían los edificios más significativos. Pero el espacio está ocupado por una vivienda con un extenso jardín o huerto. Lo que viene a corroborar a las fuentes que hablan de “huertos junto al cuerpo de viviendas” (Pérez Miñano, 2003).

Carmen Pérez Miñano indica que en esta zona se sitúa el Albaycinejo o barrio escarpado. Barrio como tal no se ha identificado, si tomamos este término como acumulación de viviendas abigarradas. También es recogido por S. Lázaro Damas que apunta que “Gracias a  las escrituras públicas hemos podido datar la existencia de un pequeño barrio en la parte más alta de la collación de la Magadalena “do dizen el albaycinejo” lindando con las peñas”, (Lázaro Damas. Mª S. 1988).

En época medieval cristiana y moderna la collación de la Magdalena tiene una elevada población con alto nivel económico, entre ellos hay que destacar al caballero Francisco de Bobadilla, al cual se debe el nombre de la calle según queda reflejado en el callejero de 1943,  y que con toda seguridad tenía en esta calle o en las cercanías su casa, aunque Manuel López Pérez lo pone en duda, aludiendo que “aunque anduvo  por Jaén en 1481 y del que se dice tuvo por aquí sus casas. Cosa poco probable, pues lo de calle Bobadilla parece ser corrupción de otro nombre anterior, el de Calle de la Bovedilla. Hubo aquí grandes corralones para estabular el ganado vacuno, algo que el Municipio quiso encubrir por estimarlo vulgar, denominando en 1862 como calle del Castillo.” (López Pérez, 2003).  No obstante no hemos encontrado en la intervención arqueológica indicios de esto último, pero sí parte de una vivienda, con un sótano o bodega de dicho momento cronológico.

Don Francisco de Bobadilla llamado el corregidor de Jaén y Córdoba, fue el primer señor de Pinos y Beas. Como capitán de los Reyes Católicos intervino en numerosas batallas y en la conquista de Granada, formado por gentes de armas de Jaén. Es conocido fundamentalmente por ser juez pesquisidor de la conducta de Cristóbal Colón en América en 1502, conduciéndolo encadenado desde América hasta la presencia de los Reyes. También indicar que asumió el gobierno de la isla de la Española.

Por último, cabe destacar que el devenir de este barrio fue hacia una profunda despoblación paulatina hasta llegar a su máximo declive en el siglo XVIII. Actualmente es una zona deprimida aunque populosa.

UN GRAN ENCLAVE COMERCIAL DEL S. I A.C. EN LA ALTA ANDALUCÍA

 

Arq13 presenta por primera vez al I CONGRESO SOBRE LA PRODUCCIÓN EN LAS SOCIEDADES MEDITERRÁNEAS en Murcia, un estudio que en estos momentos está desarrollando en el Cerro de la Atalaya de Lahiguera (Jaén). Un lugar excepcional e inédito que empieza a dar la luz gracias a las investigaciones que llevamos desarrollando desde hace varios años. Se trata de un gran Centro Comercial fechado entre los años 100 y 60 a.C., y ubicado en un punto estratégico de la Alta Andalucía.

En estos momentos estamos terminado la monografía que incluye todos los estudios que hemos desarrollado en este increíble lugar, y que sin duda se convertirá en un referente para los estudios de los procesos comerciales durante la romanización en la Península Ibérica.

 

 

 

 

NUEVO TRAMO DE MURALLA PREHISTÓRICA LOCALIZADA EN LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE MARROQUÍES BAJOS (JAÉN)

La Intervención arqueológica realizada en la parcela RU8-1 del S.U.N.P.-1 de la Z.A.M.B. en Jaén viene dada como consecuencia de la construcción de una vivienda unifamiliar. Para ello se realiza esta excavación arqueológica mediante seis sondeos que han permitido la localización de un tramo de la muralla de época prehistórica (2450- 2125 a.n.e.) realizada con un zócalo de mampostería y un alzado de adobe.


Descripción de la intervención arqueológica.
La intervención arqueológica que se ha llevado a cabo ha consistido en la apertura de 6 sondeos arqueológicos de dimensiones variables. Así los sondeos 2, 3, 4 y 5 poseen unas dimensiones de 2 x 2, mientras que el sondeo 1 sus dimensiones son de 2 x 8 m. Mientras, el sondeo 6 tiene unas medidas de 3 x 2,80 m.

La intervención arqueológica que se ha llevado a cabo en la parcela RU8-1 únicamente se han localizado tres fases históricas. Dos de estas tres fases se corresponden al periodo contemporáneo, concretamente a la fase en la que en la zona se ubicaban las huertas en el exterior de la ciudad, y otra fase mucho más actual que se inicia en la década de los años 90 y que llega a la actualidad y que hace referencia al proceso de urbanización con motivo de la expansión de la ciudad de Jaén hacia la zona norte.

Estas dos fases se han denominado en la Zona Arqueológica de Marroquíes Bajos como ZAMB 17 y ZAMB 18 respectivamente. De la ZAMB 17 al consistir en una zona huertas no se ha documentado ninguna estructura asociada a ella, sino que tan sólo se ha documentado un gran paquete de tierra de color muy oscuro, con gran cantidad de materia orgánica.

Sin embargo, de la ZAMB 18 sí se ha documentado mayor presencia, y es que existía una gran capa de vertidos de escombro que cubría inicialmente la parcela, y que fue retirada con medios mecánicos con cazo de limpieza y bajo supervisión arqueológica. Además de estos vertidos de escombro, también se han documentado algunas fosas sobre el propio terreno para volcar escombro, y prueba de ello es la gran cantidad de plásticos y ladrillos aparecidos en el interior de las mismas. Igualmente, en el perfil este del corte 1 aparece otra pequeña fosa de 0,40 m. de anchura y gran profundidad que se corresponde con el estudio geotécnico realizado en la parcela como estudio previo para determinar la cimentación más idónea en la futura construcción.

Quizás la afección más importante de este periodo histórico, sea una fosa localizada en el perfil norte del corte 1 y que se corresponde con la red de saneamiento de la parcela. Esta fosa posee una anchura de 0,60 m. y una profundidad de -1,40 m. y en la parte inferior de la misma se observa la presencia de una tubería de 0,30 m. de diámetro y que servirá para recoger todas las acometidas de la vivienda que se va a construir. Sin embargo, la importancia de esta gran fosa radica en el hecho de que aparece rompiendo parte de la muralla de época prehistórica, abriendo un gran hueco en la misma.

 

Para finalizar con las afecciones originadas en la parcela sobre este periodo, habría que indicar una gran zanja de 1,60 m. de profundidad y 1 m. de anchura en el lado oeste del solar junto a la edificación existente. Esta zanja parece ser que fue realizada por la constructora de la vivienda colindante para la colocación de una tela asfáltica que impidiera la permeabilización del terreno y así aislar ante posibles humedades. A pesar de que en la zona norte de la parcela no se observa la zanja, pensamos que esta se realizó también en esta zona puesto que se observa la presencia de la tela asfáltica, pero ante la presumible aparición de la muralla de época prehistórica, esta zona fue posteriormente cubierta para que la fortificación no fuera vista.

Es la fase denominada como ZAMB 3 la que mayor importancia histórica tiene en la parcela en la que se ha realizado la Intervención Arqueológica, ya que de este periodo se ha localizado un tramo de la antigua muralla prehistórica que situaba en la cara interior del Quinto Foso de la macro-aldea de Marroquíes Bajos. Al sur de la propia muralla se ha localizado igualmente un paquete de color anaranjado y que consiste en el derrumbe de gran parte del alzado que formaba la muralla, pudiendo estimar que esta tendría una altura aproximada de 2,5 m.

El tramo que se ha documentado de la muralla posee una anchura de 2 m. aproximadamente y está realizado con un zócalo de dos hiladas de piedra unida con tierra y sobre él se dispone el alzado realizado en adobes de unas dimensiones aproximadas de 25×15 cm. De este alzado tan sólo se ha podido documentar unas dos hiladas de adobes, ya que como hemos mencionado anteriormente, parece ser que cuando se abandona el sistema de fosos se produce la caída de gran parte de la muralla.

Interpretación histórica.

La parcela donde se ha realizado la Intervención Arqueológica, se encuentra dentro de la denominada Zona Arqueológica de Marroquíes Bajos. Esta zona consiste en un gran espacio de 129 has. y que alberga restos de todas las grandes culturas que se han ido desarrollando en la Península Ibérica desde el Neolítico hasta nuestros días.

Sin embargo, de todas las fases que se encuentran presentes en la zona de Marroquíes Bajos la que mayor importancia y presencia tiene en la parcela es la denominada ZAMB 3 y que se corresponde con la Fase del Cobre Final-Campaniforme. De esta fase como ya hemos señalado anteriormente, se ha documentado un tramo de la muralla que circundaba el Quinto Foso de la macro-aldea. Restos de esta muralla han aparecido en otras intervenciones arqueológicas (parcelas RU8-4, RU8-2A, RU8-3, RU8-6A y DOC-1 todas ellas del S.U.N.P.-1) habiéndose fechado su construcción y uso entre el 2450 y el 2125 a.n.e.

En todas estas intervenciones se ha documentado restos de la muralla calcolítica, estando realizada con un zócalo de mampuestos y sobre él un alzado de adobes. La zona donde mayor alzado se ha documentado es en la parcela RU8-6 donde se localizó un alzado de 1,20 m. mientras que en nuestra intervención arqueológica tan sólo se ha documentado un alzado de 0,50 m. Sin embargo, y teniendo en cuenta el derrumbe de adobe que se ha documentado de la muralla, podríamos indicar que su altura total estaría en torno a los 2,5 m. aproximadamente.

En cuanto a la anchura de la misma, esta presenta algunas diferencias según la zona donde nos encontremos. Así en la parcela RU8-3 la anchura documentada es de 0,9 m., mientras que en las parcelas RU 8-2ª y RU8-4 la anchura es de 1,6 m. aproximadamente. No obstante, parece ser que donde mayor anchura presenta la muralla es en la parcela a la que se refiere este informe, donde se ha documentado un ancho de 2 m. hecho que podría explicarse porque en esta zona la muralla no se apoya sobre la base geológica, sino que lo hace sobre un nivel de tierra, y quizás en este punto sea necesaria una mayor anchura en la fortificación para darle mayor estabilidad a la misma.

Con respecto a la técnica constructiva de la muralla, está realizada en mampostería careada con mampuestos de mediano tamaño. En todas las parcelas en las que ha aparecido repite el mismo esquema constructivo, un zócalo de mampostería y sobre él  un alzado de adobes realizados con restos de margas obtenidas en la zona y arcilla, lo que confiere a los adobes unas tonalidades marrones y anaranjadas con algunos nódulos blanquecinos. La técnica con la que se construye esta muralla es muy similar a la documentada en la fortificación del Cuarto Foso, lo que define la homogeneidad del asentamiento, y le confiere una concepción unitaria del mismo, frente a las hipótesis que existían en un principio que defendían que los fosos no llegaron a funcionar en el mismo tiempo.

 

Aunque en nuestra intervención arqueológica no hallamos documentado restos que nos indiquen su presencia, hemos de  resaltar el hecho de que en otros tramos de la muralla (parcelas RU8-3 y DOC-1 del S.U.N.P.-1) se han localizado algunas torres semicirculares realizadas en mampostería y que se han identificado como bastiones de la muralla, dándole mayor carácter defensivo a la fortificación. Estos bastiones poseen unas características muy similares entre sí, y por ejemplo en el localizado en la parcela DOC-1 poseía 2 m. de altura, una anchura de 1,50 m. y un perímetro total de 9 m. Es probable que la presencia de estas torres nos esté marcando la existencia de las puertas de acceso al interior del recinto, aunque hasta el momento no se ha localizado ninguna de ellas.

No podemos terminar de entender la fortificación documentado sin tener en cuenta la presencia del Quinto Foso. Este Foso se encontraría al exterior de la muralla, a escasa distancia del mismo y remarcaría aún más el carácter defensivo de la macro-aldea, aunque hay que destacar que la funcionalidad principal de los fosos de Marroquíes Bajos no es el carácter defensivo, sino como modo de distribución y aprovechamiento del agua. Este Quinto Foso no ha aparecido en nuestra parcela, pero sí tenemos noticias de que apareció en la excavación que se realizó en los viales con motivo de la urbanización de la zona. La anchura del foso es muy variable, encontrándonos con una anchura que va entre los 13 y 20 m. en la parcela DOC-1 y los 10 m. de la parcela RU8-4, mientras que su profundidad está entre los 3 m. hasta su desaparición en algunos puntos del mismo ya que se adapta a la topografía del terreno, teniendo forma de artesa. Este foso tendría un radio de 600 m. y en su interior se ha documentado una densidad más reducida que en los otros cuatro anillos interiores, con lo cual se ha identificado que nos encontramos en una zona de campos de cultivo inmediatos a la macro-aldea, así como una zona donde se desarrollan labores artesanales, ya que en la parcela RU8-2A se encontraron estructuras y restos que se han asociado con la actividad metalúrgica.  

Será a finales de la denominada ZAMB 3 cuando se produzca el derrumbe  paulatino de la muralla debido a las causas erosivas y la falta de mantenimiento de la misma. Este derrumbe que se ha documentado en la intervención arqueológica presenta un espesor de 0,40 m. y va perdiéndose hacia el sur, habiéndose producido la caída de los adobes hacia la cara interior de la muralla. Este derrumbe se encuentra horizontalizado en su parte superior debido a los posteriores trabajos de urbanización que se han venido originando, así como a los agentes erosivos y a la alteración que puede haber sufrido como consecuencia de las continuas labores agrarias que han venido llevando a cabo. Este derrumbe de la muralla está provocado por el abandono de la red hidráulica del sistema de fosos, debido a una serie de cambios sociales y económicos relacionados con el sistema de explotación de la tierra y que se ha determinado que ocurre a finales de la ZAMB 3.

 

 

 

LOCALIZADA LA MURALLA PREHISTÓRICA PERTENECIENTE AL QUINTO FOSO DE LA MACRO-ALDEA DE MARROQUÍES BAJOS EN JAÉN

ARQ13 localiza un tramo de la muralla prehistórica perteneciente al Quinto Foso de la macroaldea de Marroquíes Bajos. Como se puede apreciar en la foto, esta muralla está formada por un zócalo de piedra de unos 40 cm. de grosor y sobre él, se sitúa un alzado realizado en adobe. La muralla posee un grosor de unos 2 m. y aunque se han documentado unos 5 m. de longitud, se han encontrado tramos de la misma en gran parte de las parcelas próximas.

Junto a la muralla se ha documentado un nivel que se corresponde al derrumbe de los adobes que formaban el alzado de la muralla, dándonos así una imagen de la magnitud de esta construcción que pudo tener más de 2.5 metros de altura, y que estaría fechada en torno al 2450 – 2125 cal ANE.

Nuevos datos en la excavación arqueológica del mercado de abastos de Almería

Desde hace meses estamos desarrollando una intervención arqueológica en el mercado de abastos de Almería y las calles colindantes a este. De nuevo, hemos documentado restos arqueológicos importantes de época medieval, como un entramado de construcciones de época taifa y la muralla del mismo momento. Uno de los objetos interesantes recientemente documentado es este ataifor sin vidriar en cuyo interior tiene dibujado un guerrero –lo deducimos, por lo que parece ser una armadura-, en verde y manganeso. La pieza ha aparecido junto a la muralla taifa, en la excavación de la calle Juan Antonio Martínez de Castro de Almería.

Ir arriba